iglesiaadventistacentralpereira
  Antes y Despues del Matrimonio
 

Antes y Despues del Matrimonio

(Primer sermón)

PROPÓSITO DEL SERMÓN

Mostrar que Dios  está dispuesto  a actuar directamente  en   una  persona que  le da el primer lugar en su vida antes y después del matrimonio, para que el cónyuge sea una ayuda, la otra mitad.

TEXTO  PRINCIPAL

Después el Señor dice: “No es Bueno que el hombre este solo”, voy a hacerle a él  alguien que le ayude como si fuera su otra mitad  Gen 2:18

INTRODUCCIÓN

Observemos como actúan las personas cuando se les recuerda su matrimonio. 
Un grupo de productores  cinematográficos hicieron una lista de los seis sonidos más dramáticos, exhibidos en las películas, para ver como reaccionaban los matrimonios.

1. El primer llanto de un bebé
2. El sonido de una sirena
3. El  estruendo de las aguas entre las rocas
4. El bramido de un incendio forestal
5. El goteo suave del agua 
6. La Marcha Nupcial

El grupo que escuchó estos seis tipos de sonidos, uno de ellos les causó más reacciones emocionales y agitación que todos los demás sonidos. Esta fue la Marcha Nupcial, les hizo recordar alegría extrema, tristezas, odio, rencor, aflicciones, desencanto, soledad, traición, separación y divorcio.

Cuando dos personas se presentan ante el altar para “ser uno” en el matrimonio, ellas entran en una de las más emocionantes asociaciones en el ámbito de la experiencia humana. Dos personalidades  completamente diferentes, se juntan para una vida en común, pensando que su cónyuge sea su ayuda y su otra mitad, o su maravilloso complemento.

I. ANTES DEL MATRIMONIO
EXISTEN DOS FACTORES IMPORTANTES A CONSIDERAR:

 A. PRIMERO: LAS SEMEJANZAS EN EL  ASPECTO SOCIOLOGICO

Cuanto más los novios se asemejen  en el aspecto sociológico, mayor posibilidades tienen de ayudarse mutuamente para asegurar se un buen comienzo de su matrimonio. 

  1. Una  Formación religiosa parecida es muy importante

El índice de divorcios es mas de cinco veces mayor en los matrimonios mixtos.  Ejemplo:

a. Después que se casan, los creyentes dejan de frecuentar la iglesia y de observar sus prácticas religiosas individuales.
b. Cuando nacen los hijos, estas diferencias parecen agravarse. El abismo que los separa es demasiado grande.
c. Cuando los hijos maduran, se dividen. Uno sigue al padre y el otro a la madre. Entonces el abismo es mayor.
d. Es mejor seguir el consejo bíblico de II Cor 6:4

2. Cuando existen semejanzas en las  perspectivas económicas

“El amor resuelve todo”, no es tan  cierto, porque la mitad de los que se casan tienen un acuerdo razonablemente equilibrado y una compresión común en cuanto a los asuntos económicos de como obtener, gastar, economizar y usar el dinero.  El otro 50% está en continuos desacuerdos y llegan a la conclusión que: cuanto mayor es la diferencia en este asunto, más difícil es el ajuste. Un gran porcentaje de matrimonios en vías de divorciarse, están con grandes deudas económicas.

  3. Cuando ellos tienen una formación cultural semejante

a. Promueve el diálogo animado y edificante
b. Aumenta la autoestima y la realización de ambos
c. Dan soluciones sensatas a los problemas de la vida
d. Como resultado los parientes están mas satisfechos

4. Cuando existen semejanzas de intereses y de ideales
 
a. Cuando sus gustos e intereses son comunes, tienen mas sentido de intimidad. Disfrutan de la compañía uno del otro. De manera natural sienten placer en participar  de las alegrías de su compañero. Tienen sensación de bendición  y auto realización.
   b. La diferencia de edad entre 7, 10,15,20,30 años
Torna más difícil la convivencia. Salvo honrosas  excepciones. Estas diferencias se manifiestan en:
a. Pensamientos y criterios diferentes
b. Gustos, sueños y placeres diferentes
c. Forma de actuar diferentes.

B. SEGUNDO: LAS DIFERENCIAS EN EL ASPECTO BIOLÓGICO. 

1. Polos Opuestos se atraen.
 
En este aspecto no funcionan las semejanzas ni la compatibilidad. Generalmente las personas se casan con sus opuestos.

En forma natural somos atraídos por personas que son fuertes  en los puntos en que nosotros somos débiles. Inconscientemente, procuramos el complemento con alguien que personifica lo que no poseemos. Estamos en busca de complementación. Dios nos hizo así para que nuestros pares  nos puedan complementar. Para que sea nuestra otra mitad.  Ejemplo:
 
a. Un extrovertido se casa con una introvertida
b. Una impulsiva se casa con una persona calmada
c. Una persona habladora se casa con una tranquila
d. Un tipo que gusta de arreglarse con una desarreglada.
e. Un hombre racional se casa con una mujer sentimental

II. DESPUES DEL CASAMIENTO
LAS DIFERENCIAS PUEDEN DIVIDIR O UNIR A LOS CÓNYUGES

Las características que se complementan (polos opuestos se atraen) van a estimular a la pareja, para iniciar el romance y llegar a un compromiso matrimonial. Pensando así es que encontramos la otra mitad. Por eso, mas tarde en el matrimonio las diferencias dividen o aproximan 

A. LAS DIFERENCIAS PUEDEN DIVIDIR O APROXIMAR

 Las tres etapas del matrimonio:
* Romanticismo 
* Los descubrimientos
* Superación o Separación.

Daremos atención ahora a los descubrimientos.
En los dos primeros años de matrimonio se producen los descubrimientos. A veces nos sorprendemos que las diferencias que se van descubriendo poco a poco, en lugar de atraernos al otro, ahora nos  perturban y tienden a separarnos. ¿Por qué?

1. Podemos usar las diferencias como un medio para  unirnos mejor y no para separarnos.
2. Es posible aceptar a nuestra pareja como él (a) es, con todas sus cualidades (buenas y malas), para iniciar el delicado trabajo de eliminar las diferencias que los separan.
3. Si aprendemos a despertar nuestros valores y virtudes con el  poder de Jesús, para superar nuestras propias flaquezas, entonces podría haber mas acercamiento. 
4. Cada uno necesita del  otro para llenar el vacío de sus flaquezas en vez de dedicar tiempo a las peleas rutinarias.
 Ejemplo:

 Imagine un hombre retraído, pensativo, acostumbrado a escoger  cuidadosamente las palabras, que se casa con una mujer de lengua rápida y vibrante hasta la  punta de los dedos. Cuando alguien le hace alguna pregunta, el esposo no tiene posibilidad de responder. Mientras se detiene a pensar, su esposa dispara una respuesta con mucha vivacidad.

 Si esto se repite, el marido empieza a sentirse incómodo, su autoestima baja, y comienzan las peleas. Lo mejor sería para la mujer quedarse callada y esperar que su marido pueda actuar a su manera.

CONCLUSIÓN

Los componentes de la desarmonía están  presentes en todo matrimonio.
Son semejantes a un virus que infecta todo. Solo es necesario alimentar nuestras diferencias adoptando actitudes  equivocadas para que ella aparezca.

A. La primera actitud equivocada.

Intentar cambiar al cónyuge para que sea como “yo soy”. Mas la respuesta  que usted tendrá  será de resistencia rotunda  a cualquier cambio.

“Cualquier tentativa de cambiara  aun cónyuge, en un esfuerzo de ajustar el matrimonio a un padrón de nuestra fantasía,  es arrogancia de nuestra parte y un  insulto a nuestra pareja. Esto divide, provoca rencor y causa una soledad aún mayor.” (Ira.J. Tanner)

B. La segunda actitud errada.

Regañar y presentar continuas quejas al cónyuge. Recuerde que eso solamente promueve un cambio forzado y acaba creando resentimiento, hostilidad y separación. 

C. La actitud acertada  

Para disminuir las diferencias y realizar grandes cambios, ambos cónyuges deben sentir que son aceptados tal  como son, y que a pesar de las diferencias se aman profundamente.

Sin embargo el amor humano es imperfecto, egoísta e inestable. Que bueno sería  si hoy timáramos la decisión de llenarnos de Cristo cada día como matrimonio para que nuestro amor imperfecto sea perfeccionado por él, y así podamos quitar las diferencias que nos separa uno del otro, y unirnos en Jesús cada día. Así el matrimonio tendrá mejores condiciones, para practicar la empatía, la humildad, el perdón y el deseo de mejorar con la ayuda de Dios.  Leer  Filipenses. 4:13

 
  Nos Han visitado 7367 visitantes (18873 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=